JUAN LUIS GUERRAESTABLECE RÉCORD EN EL LUGAR AL PRESENTARSE A CASA LLENA DE NUEVO


Un profeta en su tierra. ¡Y de qué manera! Juan Luis Guerra renovó su propio récord como artista dominicano que ha llenado más veces el Estadio Olímpico (al menos cinco). Esta vez con el agravante de la lluvia, que nunca paró. Y hasta obligó al protagonista a detener durante un rato el show por seguridad, debido a que la carpa sobre la tarima estaba repleta de agua. En el Estadio Olímpico no cabía una gota más, pero la multitud de casi 50 mil personas tampoco se movió.

“La lluvia es una bendición”, expresó el artista cristiano para justificar el aguacero que cayó desde tempranas horas de la noche.

A ritmo de merengue, bachata, salsa y son, Juan Luis mantuvo en vilo a un empapado público que se regocijaba con cada interpretación contenida en “Asonde- Guerra”.

“Apaga y vámonos”, “La bilirrubina” y “La travesía” fueron sus primeras entregas de un repertorio de 25 temas, compendio de su extensa discografía cosechada en casi 30 años de carrera.

“La llave de mi corazón”, “Bachata rosa”, “Son al rey”, “Como yo” y “El costo de la vida” tampoco faltaron en su propuesta. Los recursos tecnológicos se conjugaron con un excelente sonido y una escenografía virtual que completaba el espectáculo que Juan Luis, con el auspicio de Orange, programó para sus compatriotas.

A sus 55 años y en la cúspide de una carrera soportada por la diversidad de sus ritmos, Juan Luis recibió la fidelidad de sus compatriotas.

Jóvenes y adultos, de diferentes sectores sociales, convergieron en un solo aplauso para el consagrado representante de la música dominicana.

Una de las primeras sorpresas de la noche llegó desde Colombia: Juanes. “La calle” los unió en un sorpresivo dúo que conquistó la multitud.

Fue a esta altura, a las 10:00 de la noche, cuando la lluvia obligó a Juan Luis a parar “por seguridad”, como él mismo dijo. Al menos 20 minutos pasaron para corregir algunos detalles eléctricos y la acumulación de agua.

El segundo gran invitado muchos no lo podían creer. Sí, ante el ensordecedor aplauso colectivo se vio aquella figura reconocida a distancia: Anthony Romeo Santos, el mismo que convirtió la bachata en un fenómeno entre los jóvenes.

“Frío frío” fue el tema que unió a Romeo con Juan Luis y la respuesta de los presentes era de algarabía total.

Claro, el show no pudo concluir sin “Ojalá que llueva café”, su emblemático grito de esperanza y fe.

(+)
LOS COMENTARIOS EN EL ESTADIO
No se justifica que Juanes y Romeo Santos hayan venido de tan lejos a cantar media canción cada uno. Lo lógico era que mínimo interpretaran uno o dos temas de ellos y así esa locura colectiva habría aumentado al máximo.

Esta vez vez Juan Luis utilizó pocos cambios de ropa, pero con mucho glamour.

Fueron muchas las cámaras y celulares que quedaron inservibles con el aguacero que traspasó ropas y maletines.

Héctor Aníbal fue el telonero de la noche. Mucha gente estaba afuera cuando empezó a cantar a las 8: 40.

Se despidió a las 9:00 en punto.

Aplausos y agua para Juan Luis

Uno de los mayores miedos de los artistas y productores cuando presentan un espectáculo es el clima.

La lluvia es un enemigo temible, sobre todo cuando se realiza un montaje al aire libre como el que protagonizó Juan Luis Guerra anteanoche en el Estadio Olóimpico Félix Sánchez.

Sin embargo, el intérprete de “Estrellitas y duendes” pasó la prueba. Y no sólo eso, sino que logró hechizar con su música al gentío, convirtiéndose en un encantador de mutitudes.

Cada canción estuvo acompañada de lluvia, pero nadie movió un pie. El aguacero, de principio a fin, fue soportado por las casi 50 mil personas que quedaron sembradas en sus sitios bailando y cantando desde “Apaga y vámonos” (el primer tema) hasta “Ojalá que llueva café” (el último).

No se permitían sombrillas, pero por encima de las cabezas sobresalían sin poder evitar que hasta los que se cubrían se mojaran.

Guerra presentó “A son de guerra”, que lo ha llevado desde 2011 a varios escenarios de América Latina y que este mes comenzará su recorrido por Europa.

Uno de los momentos más emotivos fue cuando recordó una fecha inolvidable para él. “Quiero dedicar esta canción a mi esposa Nora, hoy cumplimos 28 años de casados (…) Nora, quiero decirte que eres la única mujer que amé, que amo y que amaré por siempre”, manifestó ante los vítores cómplices de sus seguidores.

Con esta demostración, Juan Luis le debe un concierto gratis a ese pueblo tan fiel y que ahora esperará por otro reencuentro.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s